Próximamente...

Digamos que está todo por hacer. Porque la expresión “está todo por hacer” sirve para empujarte en momentos en los que las cosas se tuercen y para frenarte en momentos en los que las cosas van excesivamente bien.